Esta semana no hay página, pero hay este enorme post sobre el #8M.
Primero que nada, por si no saben o no son de méxico, la violencia contra las mujeres ha incrementado exponencialmente en los últimos años, antes era sabido que la periferia de méxico (estados fronterizos) eran especialmente peligrosos. Pero de un tiempo para aca se han dado muchos feminicidios, secuestros y situaciones de violencia hacia las mujeres en el centro de méxico también, supongo que el hecho de que ahora estas cosas sucedan también en la capital ha hecho que se viralice y se empiece a tomar conciencia… Excepto que al gobierno le ha valido madres y al contrario, nos vinieron a decir que todo es un complot y nuestros reclamos por mejores condiciones de vida son puro arguende, por esta razón ayer (lunes 9 de marzo) se hizo un paro nacional en el que las mujeres no se presentaron a sus escuelas o sus trabajos, para demostrarle al gobierno que nuestra ausencia importa.
Claro que no todas las mujeres podían darse el lujo de faltar a sus responsabilidades pero aún así en muchas ciudades sí se sintió la ausencia y me da gusto.

Yo soy una persona afortunada y las pocas cosas que me han pasado han sido súper leves, aún así creo que es importante compartir estas cosas porque no importa quien seas, si eres mujer seguro has sufrido algún tipo de violencia de género.

Cuando estaba en la primaria (8 años), quedé de verme con una amiga para jugar, el lugar de encuentro estaba muy vació pero había un señor borracho que se sacó el pene del pantalón y se lo mostró a mi amiga (yo no lo vi) y ella gritó y comenzó a llorar. Mi papá persiguió al don para darle en su madre.

Cuando estaba en secundaria (11 años), me comenzó a acosar un muchacho de 22 que estudiaba la normal para ser maestro. A mi me daba mucho repelús por la diferencia de edad pero mis compañeras de clase me decían que debía hacerle caso porque era guapo y yo era muy madura para mi edad así que nos entenderíamos, yo tenía que irme escondiendo a la salida para que no me siguiera.

Cuando estaba en prepa (16 años), los ñeros del salón se ponían uno de cada lado de la puerta de entrada al salón y le levantaban la falda o torteaban a todas las niñas que quisieran entrar o salir. A mi no me hacían nada porque uno de ellos quería conmigo así que tenía su protección.

Cuando estaba en la universidad, un montón de fulanos me acosaron en distintos momentos, al punto que mi mejor amiga se hacía pasar por mi novia porque si pensaban que era lesbiana quizá me molestarían menos (funcionó con algunos).

En mi primer trabajo (22 años), había una increíble rotación de secretarias hasta que una se hizo novia de uno de los líderes del sector de programadores, como yo estaba en el mismo piso que el Jefe-jefe, cuando se enteró de ese noviazgo le escuché gritonear «Carajo, uno las contrata para ligar y se van con uno de los putos programadores»

En mi vida comiqueril, me han invitado a varias mesas redondas de «las mujeres en los cómics» porque mi trabajo no tiene valor si no es por mi género ni es tomado en cuenta bajo ninguna otra circunstancia.

En mi vida adulta, me han contado tantas cosas mis amigas, sobre cosas que les han sucedido en la calle o en sus áreas de trabajo que a mi no me corresponde contar pero me horrorizan, nada de esto es normal y es feo darse cuenta que TODAS hemos pasado por algo.

Las cosas que aquí les cuento podrían parecerles de poca importancia y a comparación de otras chicas insisto que a mi me ha ido bien.
Si son chicas siéntanse libres de compartir historias.
Si son hombres, no me digan que ustedes son buenos, a mi no tienen nada que probarme, mejor llámenle la atención a sus amigos cuando hagan comentarios machistas o cuando se quieran sabrosear a una menor de edad, o cuando compartan nudes sin consentimiento de su pareja…

En fin… Les dejo enlaces a unos cómics bonitos que hizo mi amiga Vannesa, creo que ella se da a entender mejor en estos temas: