Aquí, en un lugar seguro y resguardado por un dios Lizo por fin volvió a su apariencia real mientras le explicaba todos los desmadres por los que han pasado… Mientras descubrimos qué rayos con Morfeo.